TRUQUILLOS Y UTILIDADES



Hace tiempo que tenía ganas de poner esta entrada porque a todos, de vez en cuando, nos vienen bien este tipo de ayudas. No es que sea yo el colmo de la sabiduría, son cosas que he ido aprendiendo de otras personas, y que me han venido muy bien, por eso quiero compartirlas. Los que lleváis tiempo cocinando, sabréis esto y mucho más, pero hay gente que está empezando y, a lo mejor, hay cosas que no conoce.

CONSERVAR EL PEREJIL

Hay gente que el perejil lo conserva en el congelador, pero yo prefiero hacerlo de la siguiente manera:
Se colocan las ramas de perejil de manera que queden todas, más o menos, a la misma altura. Se cortan los tallos, dejando sólo unos cuatro dedos (6 ó 7 cm.). Lo ponemos en un vasito con agua y lo metemos al frigorífico. Al cabo de unas horas, lo sacamos del agua, lo envolvemos en papel de plata y lo guardamos otra vez en la nevera, en el cajón de la verdura. Así nos puede durar, tranquilamente, de 2 a 3 semanas. Esto me lo enseñó un frutero.


PIMENTON Y HARINA

La harina y el pimentón no se deben añadir en crudo a los guisos, ya que dan sabor a eso, a crudo. Se deben rehogar en un poco de aceite antes de añadirlos. En cambio la Maizena, si se puede echar cruda, disuelta en un poquito de agua. Esto me lo enseñó mi madre, que cocinaba muy bien.


CURCUMA EN LA PAELLA

¿Habéis probado a echar un poco de cúrcuma en la paella? pues probadlo. Da un sabor muy particular y rico. Esto lo descubrí yo solita en un intento de gastar un bote que no sabía para qué había comprado, jejeje...


PAN RALLADO

El otro día estuve en una demostración de Thermomix en casa de mi amiga Marisol (mil besitos para ella); la maquinita en cuestión me gustó, pero el precio me sigue frenando, creo que iba a tardar demasiado en amortizarla. El caso es que aprendí unas cuantas cosas, entre ellas la conservación del pan rallado. Yo nunca rallaba pan porque lo utilizo poco y se me pone rancio, pero me enseñaron que se puede guardar en el congelador; no se congela y se conserva estupendamente, así que ahí tengo mi pan rallado, con su ajo y perejil incluido.

PATATAS TRONCHADAS

Si a un guiso le añadimos las patatas tronchadas, es decir, empezamos a cortar el trozo con el cuchillo, y antes de llegar al final, tiramos; el caldo del guiso espesará, porque la patata suelta el almidón. Esto se lo veía hacer yo a mi madre, cuando era pequeña, y no sabía por qué, y como por aquel entonces la cocina no me interesaba en absoluto, nunca me preocupé de preguntarle. Luego, con el tiempo, se lo he oído a varias personas.


APROVECHAR EL HUEVO BATIDO

Si hemos estado empanando o rebozando y nos sobra un poco de huevo, lo podemos aprovechar añadiéndole pan y queso rallados (más queso que pan). Se forman unas bolitas, se fríen, y los niños se vuelven locos. Esto lo hace mi suegra, y a mi hija Nerea, que es una auténtica lechuza, le encanta.


LIMPIAR LA LECHUGA

Para librar la lechuga de los bichitos que trae, sobre todo en verano, lo mejor es el vinagre. Lavamos cada hoja de lechuga debajo del grifo, y después la ponemos, ya picada, en un recipiente con agua y un buen chorro de vinagre,  la dejamos así unos minutos, y ya está lista para preparar. La verdad es que no recuerdo dónde oí este truco pero luego sí se lo he visto hacer a Arguiñano en la tele.


¡IMPORTANTE MICROONDAS!

Esto no es un truco, es una advertencia MUY IMPORTANTE que acabo de recordar: si ponéis agua a hervir en el microondas, por ejemplo para haceros una infusión, debéis poner algo dentro, ya que si no, se crea una tensión en la superficie del agua que a veces se rompe de repente, es decir, en vez de empezar a hervir despacio, estalla, saltando el agua y quemándonos. A mi me ocurrió, pero tuve suerte porque pasó antes de que abriera el microondas, pero ha habido gente a la que le ha pasado al ir a coger la taza, con lo cual, se han abrasado. Así que ya sabéis, se mete dentro el sobre de la infusión, un palito de madera, una cucharilla de plástico que aguante el calor, algo que rompa esa tensión.


COMO CORTAR QUESO CON FACILIDAD

Para cortar un queso tierno o cremoso sin que se nos pegue al cuchillo, basta con pasar la hoja de dicho cuchillo por agua fría, de esta manera, desliza mucho mejor. Esto también sirve, por ejemplo para tartas.


PELAR LOS HUEVOS COCIDOS

Muchas veces, al ir a pelar los huevos cocidos se nos queda pegada la cáscara a la clara, sobre todo en los morenos (a mi los blancos me cuesta menos pelarlos, pero cada vez son más difíciles de encontrar). Para evitar esto, se deben cocer en agua con un puñadito de sal. Así la cáscara se despega mejor.


SECAR FRESAS

La verdad es que dicho así parece que suena a deshidratar fresas, pero no, me refiero a secar las fresas después de haberlas lavado; pues bien, se ponen sobre un paño de cocina, se coge éste por las cuatro puntas y se agita. De esta forma las fresas quedan secas y enteras. Me lo enseñó esta mañana mi hermana Cari. Supongo que también servirá para otras frutas delicadas.



COMO SABER SI UNA MASA HA LEVADO

Cuando hacemos una masa y la tenemos que dejar levando, podemos poner una bolita de esa masa en un vasito con agua a temperatura ambiente. Al echar la bolita veremos que se va al fondo; pues bien, cuando suba a la superficie ya estará la masa lista.


PAPEL VEGETAL FLEXIBLE

Cuando queramos forrar un molde con papel vegetal, para que quede flexible y se adapte bien, tenemos que mojarlo, escurrirlo y a continuación forrar el molde. Ya veréis que manejable se vuelve al estar mojado.


TOSTAR ALMENDRAS DE FORMA FACIL

Una forma muy sencilla de tostar almendras es en el microondas. Se hace poniéndolas sobre un papel de cocina, por ejemplo, a máxima potencia. Dependiendo de la cantidad que queramos tostar, necesitaremos más o menos tiempo. Para un puñado, es suficiente con un minuto y medio o dos minutos, en un micro de 900W de potencia.





Según vaya descubriendo o recordando más cosillas, las iré añadiendo.